Enfermedades cutáneas en gatos: el pénfigo foliáceo

28.06.2019

El pénfigo foliáceo es una enfermedad cutánea autoinmunitaria que se caracteriza por causar ampollas o llagas en la piel y en las membranas mucosas, así como fisuras intraepidérmicas.

Es un problema dermatológico poco habitual en felinos y suele presentarse en el hocico y en los pabellones auriculares. El factor desencadenante aún no está bien definido, aunque suele darse por reacciones a fármacos, la luz ultravioleta, el envejecimiento y las alteraciones del sistema inmunitario.

Nuestra Paciente

En este caso, los síntomas se presentaron en una gata de 5 años, de raza común europea que siempre había vivido en interior, con una alimentación equilibrada y sin contacto con otros animales. Sus propietarios visitaron nuestra Clínica Veterinaria Gran Vía de Barcelona en busca de una segunda opinión. 

Amamesis

Comenzamos a indagar acerca de los síntomas de la paciente y los propietarios nos comentan que el mes anterior habían detectado en la gata unas llagas con costras y pus en una de las orejas. Nos cuentan que ya habían visitado otra clínica veterinaria y que les habían prescrito unas gotas para los oídos, un antiparasitario y un antiinflamatorio. Las lesiones, bajo tratamiento parecían mejorar, pero a los pocos días se manifestaron los mismos síntomas en la otra oreja.

La gata empeora y la enfermedad se extiende a los dos pabellones auditivos. Es entonces cuando deciden buscar una segunda opinión y son atendidos en nuestra Clínica Veterinaria Gran Vía de Barcelona.

Comenzamos con las pruebas diagnósticas para determinar qué es lo que le ocurre a la paciente, activando los protocolos habituales. Los resultados dan positivo en Pénfigo foliáceo.

Examen clínico

En la exploración general no observamos ninguna alteración destacable pero sí detectamos lesiones en el examen dermatológico. Detectamos costras en la cara interna de las orejas, además de una pequeña lesión en el párpado inferior del ojo derecho.

En cuanto a las lesiones en las patas, las almohadillas se encuentran inflamadas, presentan fisuras y una gran cantidad de material caseoso en los pliegues de las uñas. También detectamos collares epdérmicos en otras zonas del cuerpo, sobre todo en el abdomen.

Por suerte, no apreciamos dolor ni picor en las lesiones descritas anteriormente.

Diagnóstico diferencial

En Medicina, el diagnóstico diferencial es el procedimiento por el cual se identifica una determinada enfermedad mediante la exclusión de otras posibles causas que presenten un cuadro clínico semejante al que el paciente padece.

Definimos los síntomas y el cuadro clínico de una dermatosis pustulosa costrosa. Inicialmente, en el listado del diagnóstico diferencial se incluyen enfermedades como: 

  • Dermatofitosis.
  • Parasitosis (Demodex, Notoedres, Cheyletiella, Otodectes, etc.).
  • Reacciones alérgicas.
  • Complejo del granuloma eosinofílico felino.
  • Reacciones medicamentosas.
  • Dermatosis autoinmunes.
  • Pioderma.
  • Neoplasias (linfoma).
  • Más raramente: síndrome hipereosinofílico, Poxvirus, micosis intermedias y profundas, dermatosis solar.

Pruebas diagnósticas

El planteamiento diagnóstico inicial se basa en realizar una analítica sanguínea completa, el test FeLV/FIV, un examen auricular y un raspado cutáneo junto con una citología. Ninguna de las pruebas da resultados positivos o relevantes. 

Posteriormente, se realiza, bajo sedación, la limpieza de las lesiones con toma previa de biopsias cutáneas. El resultado muestra pústulas epidérmicas, signos compatibles con un diagnóstico de Pénfigo foliáceo.

Síntomas

Los síntomas dermatológicos más frecuentes del Pénfigo foliáceo en el gato son las lesiones, inicialmente localizadas en el hocico y en los pabellones auriculares. También son comunes las lesiones interdigitales con exudados de aspecto cremoso en las patas y el engrosamiento cutáneo y fisuras en las almohadillas plantares. En algunos animales incluso puede verse afectado su estado general de salud. 

Diagnóstico

La historia clínica y el examen clínico incluyen al pénfigo foliáceo dentro del diagnóstico diferencial de las dermatosis pustulosas y costrosas felinas. Se recomienda realizar pruebas de hematología y una bioquímica completa, evaluar el estado general del paciente y realizar un test de FeLV/FIV para descartar la leucemia felina.

Es imprescindible realizar raspados cutáneos y cultivos fúngicos para descartar otras dermatosis. La citología suele ser muy indicativa del pénfigo foliáceo. Las muestras deben ser tomadas de pústulas intactas o realizar improntas debajo de las lesiones costrosas, aunque en este caso el margen de error es superior. 

Tratamiento

El pénfigo foliáceo generalmente es un trastorno cutáneo que el paciente suele arrastrar a lo largo de su vida de forma crónica, pero sus síntomas pueden presentarse de forma intermitente. Siempre se debe prevenir a los propietarios de la naturaleza de la enfermedad y es importante tener en cuenta los efectos secundarios de los tratamientos. Para este tipo de patologías se suelen administrar corticoides, que ayudan a remitir los síntomas y a que el paciente se recupere. 

Aspectos clave del pénfigo foliáceo que debemos tener en cuenta en el gato

  • Reconocimiento de los signos clínicos fundamentales.
  • Realizar las pruebas adecuadas y definitivas para el diagnóstico.
  • Pautar y monitorizar el tratamiento adecuado.
  • Establecer, tras el pronóstico, la confianza adecuada con el cliente para realizar un seguimiento correcto.


Adaptación del artículo de Eduard Saló, veterinario experto en dermatología de Clínica Veterinaria Gran Vía, acreditado dermatología AVEPA.
Publicación en la revista digital Argos, número 198.