Aspectos fundamentales en la higiene de las mascotas

15.05.2015

Las mascotas comparten a diario su vida con nosotros y para asegurarnos que tanto ellos como nosotros estamos libres de ciertas enfermedades, lo más recomendable es seguir unas pautas de higiene. A la hora de hablar de higiene uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es la desparasitación interna.

Este proceso se hace cada tres meses y es tan simple como suministrar una pastilla a nuestra mascota. De esta forma evitamos la aparición de parásitos intestinales.

La presencia de parásitos puede provocar desde una obstrucción intestinal hasta la muerte del animal, es por ello que es tan importante mantener a las mascotas desparasitadas. Aunque no atacan a los animales, los ácaros si suelen picar a gatos y perros, especialmente en las orejas, el cuello y la cabeza, generando la aparición de pequeñas rojeces.

Además son muy contagiosos entre mascotas y si uno de los animales de la casa los tiene es fácil que se los acabe contagiando al resto. Frente a los ácaros tenemos dos formas de actuación, para prevenir podemos usar productos específicos que podemos encontrar en la consulta veterinaria.

Cuando el animal ya tiene ácaros hay que acudir inmediatamente al veterinario para que lo trate, ya que las picaduras pueden causar graves daños en los oídos y afectar al equilibrio del animal. Gatos y perros acumulan una gran cantidad de sarro en sus bocas, lo que puede generar infecciones y enfermedades. Para evitarlas es recomendable realizar una limpieza profesional periódicamente, pero además podemos recurrir a cepillos y pastas de dientes especialmente diseñados para animales. Existen además juguetes y chucherías masticables que ayudan en la limpieza bucal. Si se usan juguetes de cuerda para la limpieza hay que recordar no dejar el juguete al perro durante todo el día sino solo durante un rato. El baño es un tema que suele preocupar a los dueños de animales.

La frecuencia va a depender del tipo de vida que lleve el animal y del tipo de pelo que tenga. Tan malo como la falta de higiene es una higiene excesiva, así que lo más recomendable es lavar al animal cuando notemos que comienza a oler.

En cuanto al cepillado, en el caso de animales con pelo corto bastará con cepillarlos una vez a la semana para eliminar los pelos muertos. Si se trata de animales de pelo largo habrá que cepillarlos entre dos y cuatro veces por semana para evitar enredos. Con estas simples pautas protegemos la salud de nuestras mascotas y también la nuestra.